El Vilsito

 

foto: Claudio Castro

cdmx_10 favoritos-vilsito loslocalesmx.jpg

El taco al pastor, sol del sistema solar de la cocina chilanga, tiene cuando menos cuatro formas de ser en la ciudad. El pastor color rojo está en este post, el prototaco al pastor o taco árabe está acá, el taco purista está acá y el pastor guisado acá.


El taco al pastor rojo es una evolución del taco al pastor purista, hijo a su vez del taco árabe. El inventor o los inventores del taco al pastor rojo tuvieron esa idea genial: ponerle piña. Es el taco que ha hecho exitosas a las grandes cadenas: El Tizoncito, El Farolito y la relativamente nueva El Califa. (Tizón y Farol nacieron en los sesenta, en esa cuna de buenas cosas que es la Condesa; Califa en los 90, también en la Condesa.) Hoy, probablemente, el mejor está en El Vilsito, un precioso refugio para la peda en la Narvarte. Muchos cronistas holgazanes dicen que El Vilsito es “un taller mecánico de día, una taquería de noche”. No es cierto. En realidad, una taquería y un taller comparten el predio, como un dúplex. (Queríamos dejarlo claro, para futuras generaciones.) El adobo de este taco es rotundo, más picoso, más denso, incluso más grosero, evidentemente más colorado que el de un taco purista. Es un taco volátil y a la vez contundente, como la cruza de un marranito y un colibrí.


Petén esquina Universidad, Narvarte Poniente

 

Precios. Tres al pastor, un agua de horchata y diez pesitos de propina: 80 baros. No es nada.~