La cena familiar

 

por Vicente Gallego

Hay un amante para el cual la cena es algo parecido al infierno. Está en el poema “La cena familiar”, en Santa deriva de Vicente Gallego. En ese círculo lo espera un dios terrible, el dios Amor, que es también el dios de la infidelidad. La cena en familia es un infierno circular del que no podemos salir cuando el amor implica destruir a aquellos con quienes compartimos el pan. –AR

 
 Septiembre, 1942. Rochester, Nueva York. “The Babcocks at the dinner table.” Ralph Amdursky, Office of War Information. Scan: Shorpy.com.

Septiembre, 1942. Rochester, Nueva York. “The Babcocks at the dinner table.” Ralph Amdursky, Office of War Information. Scan: Shorpy.com.

 

Lo que el hombre está viendo
es un monte cercado de tinieblas
a cuya cumbre sube,
con fatiga y angustia milenarias,
arrastrando dos cuerpos.
Seductor y terrible como el dios de Abraham,
allí arriba le espera otro dios implacable,
el Amor,
con el que nuevamente tiene un pacto;
la colérica bestia
abandona en sus manos un cuchillo
y a su fe mortifica con la angustia
e impúdica demanda
la sangre derramada de quienes más estima.
Enloquecido y ciego, maldiciendo su sangre,
el hombre empuña ese cuchillo,
apunta a las espaldas inocentes
y lo vuelve enseguida contra él,
para volver de nuevo a amenazar su estirpe.
Lo que el hombre está viendo es el infierno,
un círculo perfecto de agonía
del que cualquier salida es el espanto.

Y en mitad del salón, bajo la luz
doméstica y lunar de la costumbre,
el niño y la mujer que lo acompañan,
sentados a la mesa,
sólo alcanzan a ver a un hombre ausente
que comparte su pan con su familia.~