Comida y celebraciones. Tomo 9

Comida y celebraciones. Tomo 9

180.00

La fiesta, la piñata, la peda, la cruda. Esto es HojaSanta en mood celebración.

Quantity:
Add To Cart
pastel-sanborns

 

Celebrar

Una porción de quienes somos

Crecemos, los abuelos parten, nos emparejamos con otras personas que tienen otras familias y otras recetas, y tenemos hijos que requieren de nuevas tradiciones para crear sus propios recuerdos de infancia. No es que unos lo hagan mal o que los nuevos platillos no combinen con los de antes…, es que –simplemente– no es como era, como lo recordamos, como nos gusta celebrar.

Las celebraciones evolucionan y cambian igual que todo lo demás, aunque cuesta aceptarlo, porque a la vez son señales de pertenencia. Celebrar lo hacen todos los seres humanos, pero cómo celebra cada quien o cada familia es lo que crea la sensación de ser parte de algo que nos invita a creer en la inmortalidad de un momento feliz.

Sucede igual en navidades que en cumpleaños y aniversarios, o incluso los domingos: esperas que un evento evolucione de determinada forma; que te llamen para felicitarte, te canten Las mañanitas en la cama, te hagan un pastel, coman en su restaurante favorito o se vayan de viaje, que te den un regalo o te preparen tu comida favorita. Cada celebración es única, pero requiere de ciertos factores constantes que coincidan cada vez: las carnitas o la pizza de siempre, la reunión en la casa de tu infancia, la partida de dominó después de comer, o lo que sea que implique que es una ocasión especial y que eso justamente signifique no querer que cambie nada.

Hay celebraciones que compartimos en todo el mundo, o al menos así parece, y que gracias a la globalización se vuelven cada vez más de todos y menos de una cultura específica. Pero hay muchas otras, la mayoría, que pertenecen a comunidades o grupos determinados y que, cuando nos enfrentamos a ellas, nos parecen excéntricas o incomprensibles. ¿Qué dirán del Día de muertos en otros países y cómo comprender nosotros algo como el Eid-e-Qurban de los musulmanes? No es algo que se requiera entender de forma racional, son diferencias que hay que asimilar (y disfrutar) como parte de este mundo diverso.

Las celebraciones son así: todas distintas y a la vez todas iguales. Algunos queremos pensar que nada cambiará pero eso sería ir en contra de la naturaleza. Festejar es mantener un pedacito de lo que éramos mientras evolucionamos a través del tiempo; cada año que inicia envuelve fiestas nuevas que se construyen con lo de siempre. Una celebración es una marca especial en el calendario. Implica cambiar la rutina por una serie de tradiciones y costumbres que, aunque no sabemos muy bien cómo empezaron ni por qué se hacen, nos hacen sentir contentos, siempre con el único fin de destacar una fecha, un evento, un triunfo, un nacimiento, una unión o lo que sea que nos hizo sentir felices en su momento y con ganas de comer, beber y cantar o bailar acompañados de quienes nos hacen sonreír.

Este especial celebra lo mejor de las celebraciones: su comida. Porque no sería celebración sin ella, porque recordamos a través del gusto y, por supuesto, porque, al menos aquí, es lo que más nos gusta de las fiestas.

-HS