Comida y arte. Tomo 8

Comida y arte. Tomo 8

180.00

Este número de HojaSanta vive en la explosiva intersección de arte y comida. Clic para comprar.

Quantity:
AGREGAR AL CARRITO
@MAURICIO LIMÓN

@MAURICIO LIMÓN

En nuestra época, el ritual de la comida se ha elevado hasta el punto en el que muchas personas lo consideran un arte. Más aún porque cada día existe una mayor sofisticación alrededor de la comida, de la actividad de comer y de los chefs distinguidos, que se transmite a través de los múltiples medios de información que abarrotan nuestros sentidos.

La cocina cumple, por supuesto, con varios de los elementos adjudicados al arte: la estética de lo que comemos, la maestría técnica y el oficio para desarrollarlo, y la rítmica y sutileza del ballet para servirlo.

Inclusive se podría decir que, para el sibarita más conocedor, puede resultar una manifestación del espíritu humano al conectarse con la parte más irracional del ser a través de los sentidos, y con la parte más sofisticada del hombre, que son la razón y la memoria.

La sencilla contribución que hicimos para el tomo número ocho de esta publicación no pretende –realmente— hacer la conexión obvia entre la cocina y el arte para resolver el debate de si la comida es un arte o no. Ambas actividades —el arte y la cocina— son tan complejas y tienen un sistema tan vasto de productores, seguidores, críticos e historiadores, que tendríamos que entablar una discusión que nos llevaría demasiado tiempo, sin probabilidad de terminarla. Vaya, ni siquiera sabemos bien a bien si existe un debate de esta naturaleza.

Así que, básicamente, nos gusta mucho comer y nos dedicamos al arte. Ambas acciones, por fortuna, tienen la virtud de poderse contemplar –o consumir– y disfrutar por quien así lo desee, sin requerir de los argumentos o la erudición para analizar y criticar de forma efectiva y justa. Por lo que para el Especial del arte de HojaSanta quisimos encontrar, como espectadores, algunos puntos de unión entre ambas, lo que resultó en un proyecto muy divertido que nos recordó que todos los artistas comen, y por lo tanto, la comida es un tema que siempre estará presente en el arte.

— María y Mau