Nespresso over ice: Cómplice verano

 

#Coautorías es la sección que dedicamos a hablar sobre los proyectos de nuestros patrocinadores. No hay de qué preocuparse: creemos en estos productos más allá de nuestra relación con los clientes.

fotos: Ana Lorenzana

Llegó esa estación: el verano. A favor: las calles menos congestionadas, el cielo un poco menos gris, el aire más respirable. En contra: el calor, que tiende irremediablemente a lo pegajoso; la lluvia, que no cesará hasta dentro de unos meses; la piel, que se irrita y se enrojece sin remedio.

 
NespressoPLaya4.jpg
 

Es difícil el balance. También innecesario: el verano seguirá sucediendo de forma indefinida —al menos hasta que Donald Trump termine de arrojarnos por el precipicio del cambio climático—, así que de poco sirve quejarse. El verano es desde antes que nosotros y seguirá siendo mucho después de que hayamos partido. El verano es ineludible.

No vale la pena luchar contra él. Por el contrario: lo más sensato sería aprender a capitalizar sus virtudes, a ahondar en ellas. ¿Recuerdas esas ocasiones en que llegas a casa y sientes el bochorno del día, cuando todavía hay sol pese a que dice el reloj que ya se acerca la noche? ¿Ubicas ese calor latoso e insistente que parece traerla personal contra ti? ¿Cómo se combate a esta encarnación del verano?

La respuesta está frente a nuestros ojos: con otro verano.

La puerta es una sola: Nespresso.

En tu máquina Vertuo de edición especial —en dos veraniegos colores: azul marino o blanco—, prepárate un Long Black Over Ice o un Flat White Over Ice, ediciones especiales limitadas de este verano. No olvides el hielo: a esta temperatura, su presencia es imprescindible.

 
NespressoPLaya1.jpg
 

Abre las ventanas. Piensa en otro verano. Uno con una temperatura un poco más amable. Con menos rascacielos. Todavía menos autos. Un cielo enfáticamente azul. Piensa en un verano con vista al océano índico y una suave brisa refrescando el interior de tu departamento. Piensa en un verano australiano.

La refrescante mezcla de agua mineral y café del Long Black Over Ice terminará de transportarte: ese bochorno ya no es insostenible, sino riquísimo, y aquel calor que te asfixiaba a dado paso a una atmósfera fresca de aroma floral y afrutada. Es la combinación de cafés sudamericanos y del este del África la que está surtiendo efecto.

Ante tus ojos, ahí en tu balcón (que puede ser imaginario), el verano se ha transformado por un momento. La brisa marítima sopla y refresca tu rostro, y no sales de la ensoñación sino hasta que te percatas de que las gotas que te salpican no son del océano, sino de la ineludible lluvia veraniega chilanga.

No importa. Gracias a Nespresso, el verano terminó convirtiéndose en un aliado por un precioso instante.

¿Tiempo de encender la máquina de nuevo?~