#PiedradeCocina: El pez

 

por Mary Oliver

Tuve un amigo que amaba la pesca: decía que esas horas de esperar en el lago le daban calma y que no se aburría porque al hacerlo resolvía problemas que llevaban meses dándole vueltas en la cabeza. No recuerdo mucho más de él, más allá de una especie de envidia por la dignificación que mostraba. Al escucharlo hablar pensaba en eso que dice Michael Pollan de que la comida perfecta necesariamente implica que uno mismo sacrifique al animal que va a comerse. Sospecho que Mary Oliver estaría de acuerdo. –Isabel Zapata

~

02242019_piedra de cocina-the fish.jpg

El primer pez

que atrapé en mi vida

no se quedó

quieto en la cubeta

sino que se agitó y succionó

el ardiente 

asombro del aire 

hasta morir 

en un lento derrame

de arcoíris. Más tarde

abrí su cuerpo, separé

la carne de los huesos

y me lo comí. Ahora el mar

está en mí: yo soy el pez, el pez

brilla en mí; resucitamos juntos,

nos enredamos, seguro caeremos

de regreso al mar. Por dolor

y dolor y más dolor

alimentamos este complot febril, el misterio

que nos nutre. 

traducción: Isabel Zapata; versión original


Piedra de cocina es el espacio en que la poeta, traductora y editora (Ediciones Antílope) Isabel Zapata explora la relación –tensa o entrañable o erótica– entre poesía y comida. Sigan leyéndola.