The Italian Duo, un thriller en dos partes

 

#Coautorías es la sección que dedicamos a hablar sobre los proyectos de nuestros patrocinadores. No hay de qué preocuparse: creemos en estos productos más allá de nuestra relación con los clientes.

ilustración: Héctor Ramírez

En cine, como en el resto de la vida, lo italiano nos trae a la mente una mezcla ligeramente inquietante, suavemente incómoda, a veces grandilocuente, definitivamente atractiva de sensaciones, esas cosas que percibimos con los sentidos: olores, sabores, la refracción de la luz en ese vidrio, ondas que interpretamos como sonido. En cine, como en el resto de la vida, toda esa inquietud productora de gozo puede encontrarse en un thriller recién estrenado, The Italian Duo, cuya primera parte se titula ‘Milano’.

Milano.png

No cometeremos el error de revelar vericuetos de la trama de ‘Milano’ –no hay spóilers en esta reseña– pero sí algunos detalles de su atmósfera, de su sabor. Es oscura, como velada por una lluvia que acaba de terminar, pero también con brillos frutales, dulces, coloridos, como en un film giallo fechado al final de los años setenta. Hay traiciones, pequeños engaños de grandes consecuencias y un principio de relación amorosa en el rincón de un café (un café que también servirá como escenario de una astucia criminal), donde la protagonista bebe una taza, la pondera y dice, hablando de sus aromas, Hay notas de cereales en esta taza. ¿Es necesario decir que esos cereales son una de las claves que develarán el misterio de ‘Milano’?

Ups.

No era necesario pero ya lo dije y les recomiendo: estén atentxs. Si se les escapan, se van a perder la esencia de esta película inesperada. Tan inesperada como un ligue en un café de Milán que te hace descender a una espiral de relaciones donde nadie sabe en realidad quién es quién –como en la vida–, donde todos estamos dispuestos a acciones inauditas por lo que queremos –ejemplo: un café extraordinario– y donde todo puede salir mal. O bien. Yo no sé.~

Produce Nespresso. Año 2019.

Cinco de cinco estrellas. No se la pierdan.