Cinco días, cinco ensaladas

 

¿Cómo están? Les tenemos una propuesta. Dedíquenle cinco días de esta semana o de la próxima a darse una buena ensalada. Varíenle, exploren sus propios gustos, sus propias técnicas y otras que tal vez no han intentado. Es una forma de comer bonito y al mismo tiempo de avanzar como cocineros –caseros o de los otros, para ustedes mismos o para quienes quieran agregar a la mesa–. Para darse una idea, les hicimos esto en nuestro sitio HojaSana: #5días5ensaladas. El lunes hay una “ensalada de mercadito” con jitomates criollos, los más deformes y frescos y maduros posibles, brócoli y otras cositas; el martes, una ensalada chispeante de betabeles encurtidos rápidamente, con un aderezo acidito y redondeado. Para el miércoles hay acentos mediterráneos con berenjenas asadas y pimientos conservados en aceite y vinagre, mientras que el jueves los acentos son asiáticos en una ensalada que es una comida completa: pollo, fideos, coles, pepinos, jícama y varias cosas más. El viernes, finalmente, proponemos repensar algún vegetal que tengan encasillado en una preparación. En este caso: el chayote, que les invitamos a probar con toronja y parmesano. Éstas no son recetas (aunque sí les incluimos las cantidades en los ingredientes de los aderezos) sino invitaciones a irse por la libre. Pueden encontrar los cinco posts en este link. Sean generosos con las cantidades de vegetales, tanto en esta serie como en el resto de las cosas.

hojasana_recetas-5+dias+02+ensalada.jpg
hojasana_recetas-5+dias+04+ensalada.jpg

Claro que no paramos ahí. Tenemos otras novedades para ustedes. Uno de nuestros colaboradores fue a Mazatlán y se lanzó al restaurante de mariscos más famoso de ese puerto: El Chucupetas. SPOILER ALERT: Es tan bueno como dicen. “Aguachile, ceviche de camarón con pepino, tomate y cebolla, empanadas de marlin… Y los callos más grandes y frescos que he probado en mi vida”, dice Ricardo López Cordero. Lean su crónica completa acá.

04222018_nota-cuchupetas+02+f0xzulu.jpg

También posteamos un elogio de la salsa Tabasco, que está cumpliendo 150 años este 2018 y vivirá –si tenemos suerte– mientras nos quede vida. Le va bien a todo, la verdad. “Hay quienes le ponen una cucharada de Tabasco a un litro de helado de vainilla pa que amarre. En casa la sopa de verduras no sabe igual sin unas gotas. Cuando los mezcales de la noche anterior causan estragos, no hay mejor vuelvealavida que un bloody mary bien condimentado con Tabasco”, dice Laura Manzano en un elogio que encontrarán lleno de metáforas ingeniosas.

Hablando de cosas dignas de elogio: la iniciativa de nuestros amigos de tequila Revolución de hacer a varias mujeres portavoces de su marca. Acá hay una primera serie de perfiles, donde además tratamos de resolver la vieja disputa entre dos cocteles: la margarita y la paloma. A ver quién gana. El tequila es nuestro. (De nosotras, vaya.)

VanessaGuckel.jpg
GabyBustillos.jpg

Dense una vuelta por nuestro sitio. Siempre hay cosas sabrosas que leer o explorar. Pueden visitar el viejo mercado de Tlatelolco desde ahí. Sígannos, si no lo han hecho ya, en nuestras redes. Estamos en las necesarias: facebook, twitter e instagram. Ahí recibimos cualquier comentario con buena cara. Si recibieron por error este newsletter o nomás ya estuvo: vayan acá. (Después pueden volver a suscribirse.) Si no, acá nos vemos el próximo lunes. 

Tanto hablar de vegetales nos abrió el apetito. De gorditas de chicharrón.