El antídoto de un Vertuo

 

Coautorías es la sección que dedicamos a hablar sobre los proyectos de nuestros patrocinadores. No hay de qué preocuparse: creemos en estos productos más allá de nuestra relación con los clientes.

fotos por Ana Lorenzana

La oficina no es el infierno, claro, pero se le parece muchas veces. Es un gran lastre que hay que cargar todos los días. Son ocho horas –cuando no diez– de convivencia, de engranaje, de pequeñas tareas que hay que cumplir para los clientes. La presión, los cambios de último minuto, los errores y los logros. Es difícil, dan ganas de detenerse, de decirle adiós al diario trajín.

Pero todos tenemos un amigo en la oficina.

Es este: un enorme termo de café americano. Nunca para quitarnos la sed pero por supuesto lo usamos como una cobijita aromática o como un apapacho en la garganta. A veces como un par de guantes contra el frío: sostenemos el termo entre las dos manos y casi como que lo acariciamos. Bebemos un poquito. Sorbemos: brbrbrbrbrbr. Y alargamos su vida toda o casi toda la mañana.

Hasta hoy había un pequeño problema: la oficina no tenía una máquina específica para hacer un buen café tamaño termo. Nespresso acaba de solucionar ese problema con la presentación de Vertuo, el primer sistema (hasta hoy) en ofrecer opciones de café de taza grande y espresso auténtico al pulso de un botón.

Claro que hay que tomar cualquier declaración con un grano de sal, pero Carlos Oyanguren, que es director de Nespresso en México, nos explicó algo que importa: “Con el lanzamiento de Vertuo en México ampliamos las opciones de café hecho en casa. Ustedes podrán descubrir maneras diferentes de disfrutar su café. Reverso, por ejemplo, que al agregar leche a la taza antes de que comience a caer el café, permite que la leche mejore la crema natural, además de aportar una textura excepcionalmente cremosa al café.”

Vertuo ofrece una nueva variedad de 25 cafés. Los tres tamaños de cápsula crean, a su vez, diferentes tamaños de tazas de café, cada uno mezclado y tostado específicamente para proporcionar el grado exacto de calidad. El tamaño más grande, Alto le llaman (414 ml), ofrece una delicada complejidad aromática. Digna de la oficina a lo largo del día. Y de ahí váyanse bajando al Mug (230 ml), al Gran Lungo (150 ml), que brinda las prolongadas características del espresso con un retrogusto más sutil; luego al espresso doble (80 ml) y ps al espresso (40 ml), el de la mayor de las intensidades.

Esperen: ¿estábamos hablando del día a día en la oficina? Ya ni me acordaba.~