Asia (lejana) en HojaSanta

 

La relación de HojaSanta con las cocinas del Asia (lejana) es larga como la vida de nuestra revista. Hoy vamos a cocinar, prepárense, pero antes ¿por qué no un par de lecturas para ir haciendo pancita? Pueden comenzar por una visita al barrio coreano de la ciudad de México, uno que hemos visto crecer y agarrar sabor ante nuestros ojos. (En ese barrio está uno de nuestros restaurantes favoritos: Biwon.) O, si tienen la suerte de estar en Nueva York en estos días, pueden pasear por sus cocinas asiáticas de la mano de un experto: Eduardo Nakatani. En realidad no tienen que estar en Nueva York: esa guía es pura buena prosa. Otra opción para ocupar un ratito matutino o vespertino: vean este breve documental sobre el arte literalmente milenario de crear fideos a mano en Nanshan, China. Es una labor de amor. (Hablando de cocina china y de amor, acá hay unas notas de Anthony Bourdain sobre la primera secuencia de Comer, beber y amar.) Más lecturas: aquí está una canción de bienvenida para el ramen, un plato que puede inspirar una vida, y acá, una canción de despedida para Yamagishi Kazuo, una vida inspirada por el ramen.

@quasic

@quasic

Oh, el ramen: plato símbolo. Cocinemos, pues. En el fondo de todo ramen hay un gran caldo. Puede ser, en principio, un profundo caldo de pollo (torigara). De ahí, pueden moverse hacia donde sea. El ramen es así: como un gran árbol que da la bienvenida. Aquí hay una guía para desarrollar un ramen milpero, una maravilla que probamos en San Miguel Allende; aquí, un método para llegar al ramen de carnitas; aquí, un #lifehack para un ramen coreano (ramyun) imposiblemente más casero. (Acompáñenlo con estos encurtidos coreanos y ya es una comida completa.) Nadie debería no saber hacer un buen caldito de pollo. Es también la base de esta sopa reparadora de almas y del phở, un sopón matutino que puede curar una cruda, un desamor y tal vez un cáncer. (Si por alguna razón no quieren cocinar hoy, dense una vuelta a Kaminari, colonia Juárez, DF. Graaaan tonkotsu.)

Antes de continuar, una pregunta: ¿cómo está su despensa asiática? Les recomendamos ir hoy mismo a la tienda con esta lista de compras que preparó Peter Meehan de Lucky Peach. (El texto nos llega como parte de nuestra colaboración con los editores de esa revista, tristemente desaparecida.) Agreguen a esa despensa una variedad casera/hack de la mayonesa Kewpie, obra maestra del Japón, y ya están del otro lado.

Gabriele Stabile para 101 Easy Asian Recipes

Gabriele Stabile para 101 Easy Asian Recipes

Hablando de hacks: aquí hay algunos para un pollo rostizado comprado en el súper o la panadería de la esquina; incluye, una versión ultrarrápida del saliva chicken o, en chino,口水鸡, uno de esos platos que deshacen la boca de tan sápidos, tan picosos, tan difíciles de olvidar. Ese es un plato tradicional, pero nosotros somos unos jovenzuelos recién llegados a todas las tradiciones así que no nos gusta casarnos con ninguna. Pueden verlo en estas costillitas rostizadas que toman prestado de Tailandia, Corea y Japón por igual; en este soba con almejas que parece japonés (y tiene sake y les va a sobrar y ya saben qué hacer con ese superávit); en este salteado de tofu y en este taco de guisado: ambos parecen coreanos y tal vez los dejarían pasar en la aduana como tales.

China Food, Felipe Luna

China Food, Felipe Luna

Vaya, hasta en nuestra tienda hay asuntos asiáticos. Ahí pueden comprar China food, padrísima foto de Felipe Luna, enmarcada y lista para colgar. Por lo pronto, guarden esta página, vamos a actualizarla cada vez que posteemos algo nuevo –si Godzilla nos da licencia:

05282016_tuit-torta de carnitas godzilla.gif