La dieta cromática de Sophie Calle

por María García Sainz Cree

dieta-cromatica-naranja-maria-turner

Algunas semanas [María] se permitía hacer lo que ella llamaba «la dieta cromática», limitándose a alimentos de un sólo color cada día. Lunes, naranja: zanahorias, melones cantalupo, camarones cocidos. Martes, rojo: tomates, granada, steak tartare. Miércoles, blanco: lenguado, patatas, requesón. Jueves, verde: pepinos, brócoli, espinacas. Y así sucesivamente hasta llegar a la última comida del domingo.

 

—Paul Auster, Leviatán (1992)

 

María Turner es artista, por clasificarla de alguna manera. Es una mujer con una sensualidad accidentada. Es distraída y algo excéntrica. Su vida se rige por una serie de rituales y, a pesar de ser aventurera, cualquier experiencia está cuidadosamente estructurada. Desde sus compañeros sexuales –María es ajena a los vínculos amorosos– hasta su dieta, están categorizados.

Sophie Calle es una mujer atractiva. Es provocativa y disidente. Es valiente, pero sus hazañas son sistematizadas. Su vida personal gira en torno a sus proyectos y a una disciplina muy puntual. Algunos consideran que es fotógrafa, otros escritora e incluso conceptualista. Es difícil encasillar su profesión.

María Turner es la protagonista en la novela Leviatán de Paul Auster, y Sophie Calle es la inspiración de este personaje. En una mezcla entre la realidad y la ficción, el escritor estadounidense y la reconocida artista crean esta figura. Paul concibe a María basándose en Sophie pero, después de leer su libro, ésta intenta convertirse en Turner a través de sus rituales.

En una imitación de los ceremoniosos hábitos de María, Calle sigue durante una semana la dieta cromática eligiendo su comida en relación al color y completando armónicamente los platillos impuestos por Auster. Con la mesa puesta en un ambiente monocromo, la artista registra sus alimentos metódicamente, siempre desde el mismo ángulo. Bajo la libertad que permite el texto incompleto, Calle concluye este cometido el domingo con la preparación del conjunto de platillos servidos y fotografiados durante toda la semana.

El trabajo de Sophie Calle se centra en la construcción y deconstrucción de identidades, y en el análisis de la intimidad y la vulnerabilidad del comportamiento del ser humano. La colaboración de Sophie con Auster resulta en más que el origen de María: ella lo convierte en un juego sobre ella misma, con el fin de fusionar en una misma realidad la verdad y la invención.

 
Arantxa Osnaya