De los que venden tortillas y tamales

 

En estos días de tamaliza constante quisimos traerles la emocionante descripción “de los que venden tortillas y tamales” en la Nueva España, escrita por el gran Bernardino de Sahagún, un hombre de una curiosidad total. Viene en el capítulo 19 del libro décimo del fabuloso Historia general de las cosas de la Nueva España (1569). Respetamos la ortografía para dejarle ese saborcito de cosa antigua y hermosa.

La que es oficial de hazer tortillas o las merca junto para vendellas suele vender tortillas y tamales de cualquier manera, ora sean de pescado, ora de ranas y de otras cosas, uno de los cuales se cuezen debaxo de la tierra y otros en ollas. Todos los cuales después de bien cozidos saben muy bien, que contentan mucho al paladar o al apetitu, por llevar dentro, allende de lo dicho, el axí molido, tomates, pepitas, sal, que dan mayor sabor siendo bien molidas y mezcladas unas con otras. Vende también los tamales del maíz bien cozido y lavado, y los tamales prolongados y delgados, y los que son colorados, y los que tienen dentro frixoles cozidos y molidos, o los granos de ellos embueltos con la masa, o empanados y salados, y los tamales largos y anchos, y los que son redondos, largos y puntiagudos, y los tamales que son muy blancos del maíz cozido y bien lavado, y los tamales pintados, blancos y colorados, y los que tienen dentro huevos. Vende también los tamales hechos de maçorquillas nuevas y de los granos y las maçorcas verdes, y de los tamales hechos de redruejos, y los que están mezclados con calabaça molida.

El que es mal oficial en esto suele vender tamales mal hechos, suzios, desabridos y rebueltos con otras semillas, y los tamales que están pudridos, hediondos y ahilados, por ser ya de muchos días, secos y azedos; al fin, tales que no valen nada.

 
 

Lean más poesía. Eso nos quedará siempre.