El héroe desconocido

 
 
 

En la colección interminable de sándwiches de Estados Unidos –el bologna, el BLT, el bonus Jack, el cheesesteak, el chicken salad y el fried chicken, el chow mein, el club, el cubano, el Dagwood, el double down, el French dip, el grilled cheese, el ham and cheese, el hot brown, el Limburger, el lobster roll, el Monte Cristo, la muffuletta, el pastrami on rye, el patty melt, el PBJ, el pilgrim, el po’boy, el reuben, la runza, el sloppy joe, el St. Paul, el submarine, el tuna salad, el turkey salad y las centenas que no mencionamos– existe un héroe prácticamente desconocido fuera de algunos hoods de la ciudad de Nueva York: el chopped cheese, en el que una pattie de hamburguesa se hace a la plancha y, mientras se asa, se pica a espatulazo limpio para después recibir el dulce baño de queso amarillo derretido y meterse entre dos panes. Es una obra maestra secreta y debatida. Ahora, vean este breve documental sobre ese sándwich maestro –antes de que se hipsterice y se marchite y muera como una flor–: La leyenda del chopped cheese de Nueva York.

 
 
 

 

Este post es parte de nuestra celebración de la idea genial de poner los alimentos entre dos panes. Hay recetas, historia, leyendas. Léanla completa acá.