Next Floor

 

Denis Villeneuve se está convirtiendo en un nombre insistentemente mencionado entre los directores más o menos jóvenes más interesantes del mundo. Sus películas pueden ser irritantes, desamarradas, preciosistas e incluso, para algunos, un poco cursis, pero nunca indiferentes o simplemente pasables. Sicario es casi una obra maestra, el final de Enemy es malviajante como la aparición de un muerto. Dicen que Arrival, su más reciente film, puede devolver las esperanzas en un mundo menos horrible que este. Next floor (2008) ganó la Palma de Oro a cortometraje en el Festival de Cannes. Tiene casi todos los adjetivos anteriores: desamarrada, irritante, preciosista; también grandilocuente, excesiva, como todos los banquetes de los ricos. Algunos de sus platillos son alucinantes. Imaginen un minisatiricón de poco más de 10 minutos. Ahora, véanla: