Alimento para la mente

 

Food for thought de Raúl Ortega Ayala es una instalación que explora los extremos del gusto y el disgusto, esos conceptos siempre en evolución, siempre en busca de consenso, pero imposibles de consolidar. En algunas sus piezas, como ‘Babel Fat Tower’, hay un como macabro deleite; otras de cierta manera replican escenas gastronómicamente grotescas; todas nos fuerzan a hacernos preguntas que pueden resultar frustrantes, siempre políticamente cargadas. “La descabellada exuberancia –escribe Kim Córdova en la presentación de Food for thought– después de todo tiene una función, aun cuando sea sucia. Como un ritual en reversa, la locura saca los demonios precisamente por haberse entregado a ellos.”

No se pierdan Food for thought en ProyectosMonclova, Colima 55, Roma Norte. Estará ahí hasta el 10 de junio. Acá les dejamos una probada.

 
 

 
 

El hambre y la escasez pueden ser estímulos para la imaginación. Compruébenlo aquí.