La ciudad más divertida del mundo

 
shelbymoore_tacosummer_tacostijuana_5.jpg
 
 

“Tijuana es todo comer y beber”, le dijeron a Luis Reséndiz cuando fue a esa ciudad hace unos meses por primera vez. Y sí, por supuesto que lo es. Pero no sólo eso. “Tijuana es una invitación permanente no solo al desmadre, sino a la sincreción. Y un poco, además, a la confrontación, al choque”, escribe Luis en su crónica, que lo lleva a Tacos Franc (“no ir sería un sacrilegio, horror y destrucción”), a La Corriente por tacos Kalifornia (“un taco con camarones adobados, juguetonamente picosos, bañados en crema y depositados en un chile entero, abierto, que a su vez se posa en una tortilla pasada por la parrilla… un taco bravo, un tanto retador, una breve lucha que comienza con una serie de explosiones pirotécnicas en la lengua y termina aflojándote la nariz como si fuera una gripe terrible o una cocaína particularmente árida”), a la Cevichería Santuario, al Mazateño por tacos de pulpo enchilado, a unos anónimos tacos de guisado, a la inevitable peda tijuanense. Léanla completa aquí. Van a terminar con una resaca bienvenida.

Por fin se acerca el final de este año abrumador. Y con él: los regalos. Y con ellos: libros nuevos. Sean para ustedes o para otros seres humanos (dicen que, en realidad, todo regalo verdadero es recíproco), acá les traemos nuestros once libros para no llorar al final de 2017. No revelaremos todos aquí (¡necesitamos sus clics, amigues!), pero sí diremos que están divididos en tres grandes grupos: dos libros exploran los pilares que sostienen el desarrollo y la creación de las recetas –uno de ellos, Salt, fat, acid, heat, lo hace con ilustraciones primorosas, ya lo verán–; otros son libros/recetarios –entre ellos, uno que debería ser un cómic: Guerrilla Tacos: Recipes from the streets of LA; otro dedicado a un solo platillo: el reparador pho, ese hermoso caldo vietnamita; uno más, a la comida de borrachera en Tailandia y otro, a la cocina de las tripas, las orejas y los cachetes. El mejor de todos es un libro sobre vegetales, que, en su cortísima vida, ya ha comenzado a ejercer una notable influencia; es un libro para cocinar pero sobre todo para pensar en cómo cocinamos, cómo nos aproximamos a la comida y en particular a los vegetales, en los ciclos del año y de la tierra. Clic aquí para conocer su título.

1500831111854.png

Hay otras cosas que leer o cocinar en el sitio, claro, como esta manera de romper el ayuno con Marcel Proust, este elogio de la cocina monjil –la primera cocina realmente chilanga– o este invencible pescado a la talla, pero por ahora tengan un pepino. Es una buena forma de empezar la semana.

HEader_Erwin_Wurm_Schirn_MAgazin.jpg
 
Arantxa Osnaya