Punk, girl power y ramen

 

Fotografías cortesía de @shonenknifeofficial

DSC_6388 (1).jpg

Con ustedes, Shonen Knife: una banda compuesta exclusivamente de mujeres, que nació en Osaka, Japón, hace más de 30 años. Shonen Knife ha desatado un culto que se extiende alrededor del mundo y que incluye como miembros destacados a la banda Sonic Youth o a Kurt Cobain, quien dijo que cuando las vio en vivo se transformó en una niña histérica de nueve años en un concierto de The Beatles. ¿Por qué la fama? Bueno, en primer lugar, porque su música es pegajosísima: punk de garage que mucho le debe a los Beach Boys su estructura y sus armonías. En segundo lugar, porque son increíbles y simpatiquérrimas, un respiro en la escena del J-Pop y una sólida institución del underground japonés. ¿Y por qué nos atañen? Habría que comenzar por los títulos de sus canciones: Wasabi, Hot Chocolat, Sushi Bar. Comienzan a antojarse, ¿no? Eso no es todo: este año, Shonen Knife se embarcó en la promoción de su último disco,

Adventure (búsquenlo en Spotify), con una estrategia peculiar: durante la noche tocaban en presentaciones a lo largo de Estados Unidos y por la mañana visitaban los sitios de ramen que encontraban en su camino —no en vano llamaron a su gira: The Ramen Adventure Tour—. Así, Shonen Knife mataba dos pájaros de un tiro: no sólo promocionaban su disco, sino que fomentaban el consumo local y la cultura del ramen, un alimento que amenaza el imperio del sushi como platillo japonés en el extranjero. Ya que las traigan a México.

Escúchenlas. Búsquenlas en Spotify como Shonen Knife o en su cuenta de Youtube: ShonenKnifeTV