#Coautorías: Pizza Real California Milk

 

#Coautorías es la sección que dedicamos a hablar sobre los proyectos de nuestros patrocinadores. No hay de qué preocuparse: creemos en estos productos más allá de nuestra relación con los clientes.

La pizza es un alimento de enorme flexibilidad. Su adaptabilidad es prácticamente total. La pizza es uno de los grandes sobrevivientes del salvaje ring que es la teoría de la evolución. Es el más primitivo de los panes –plano, horneado en piedras calentadas con pedazos de árbol en llamas– y prácticamente sigue haciéndose como en el neolítico. Hay pizzas canónicas: delgadas, con la orilla ligeramente quemada, infladitas, con tan sólo una volátil salsa de jitomate, un poco de queso mozzarella y unos cuantos toppings –albahaca, hongos, pepperoni–; y hay pizzas rebeldes, adaptadas: panosas o gordas o con ajonjolí en la orilla o con la orilla rellena de queso o con toppings como piña o aguacate o arrachera o frijoles o cualquier otro que suene, de alguna forma, extranjero (en Italia). En realidad, el único límite de la pizza es la imaginación.

 

Ésta es nada más una versión, una base sobre la cual construir sus pizzas. Suéltense el pelo.

 
6B6DECCB-4F1E-4E27-9130-DA45CF180235.JPG
B0761E22-663B-42B4-BBA9-1607229F1F82.JPG
8A43226F-3709-44A7-9A77-61DC881125FB.JPG
D9BC2BF2-4E39-4035-B1D7-EF107CD84EBF.JPG
00F6AA58-7BF2-40A7-844F-A7440975F580.jpg
6D937BF0-BEB7-4B35-9FC8-28F2819EC2FD.JPG

 INGREDIENTES
Masa
125 gramos harina 00
125 gramos harina común
8 gramos sal de mar fina
8 gramos aceite de oliva (el mejor que puedan conseguir)
150 gramos agua tibia
95 gramos siembra/starter de masa madre
Salsa
1 lata (800 gramos) jitomates de San Marzano enteros, pelados
Aceite de oliva (el mejor que puedan conseguir)
Sal de mar
Ensamble
80 gramos queso de California (combinen a gusto; esta vez nosotros usamos mozzarella y cheddar; la clave está en que traigan el sello Real California Milk, que avala la sustentabilidad de los quesos; además, el buen queso californiano es cremoso, de alto potencial para derretirse y, por tanto, para estallar y que su estallido se alargue en la mordida)
Aceite de oliva (el mejor que puedan conseguir)
Toppings de su elección (nosotros usamos pepperoni y arúgula esta vez pero, lo dicho, el único límite es la imaginación)

72FC8925-62EF-4D92-8979-2FDB3A49F34C.JPG

Empiecen por hacer la masa. En un tazón grande combinen perfectamente las dos harinas. Agreguen la sal y mézclenla muy bien. Hagan un hueco en el centro de la mezcla. En otro tazón, combinen completamente el aceite y el agua; agreguen la siembra de masa madre, mézclenla bien. Pasen esta mezcla al hueco de las harinas e incorporen lo seco a lo húmedo, gradualmente, con las manos. Este proceso es más una mezcla que un amasado. Cuando hayan mezclado bien –unos 3 minutos– reserven y dejen reposar, sin tapar, 15 minutos mientras la harina absorbe la humedad.

Enharinen sus manos y la superficie de trabajo. Con firmeza pero con cuidado, amasen la mezcla en la superficie unos 3 minutos. Vuelvan a enharinar manos y superficie conforme lo consideren necesario. Al principio la masa estará húmeda y pegajosa, pero después de algunos minutos será maleable, suave. Divídanla en partes –una pizza “mediana” pesa unos 200-240 gramos: de aquí salen dos; pueden hacerlas más pequeñas, según el tamaño de su horno–; formen bolas, envuélvanlas en plástico y refrigérenlas al menos 24 horas (y hasta 48). Hagan la salsa. Cuelen los jitomates (usen el jugo para un bloody mary). Rómpanlos con las manos o pásenlos por un triturador. Agreguen un poco de aceite de oliva y una pizca de sal. Prueben. Agreguen un poco más de aceite de oliva y sal, hasta que les guste. Tengan en mente que la salsa se reducirá cuando la horneen y sabrá más a sal. Pueden refrigerarla hasta una semana o congelarla 6 meses.

Ahora sí hagan su pizza. Precalienten el horno a la máxima temperatura posible. Pongan una piedra de pizza (o unos ladrillos) en el rack de enmedio y déjenlos ahí 1 hora hasta que estén extremadamente calientes.

Extiendan las bolas de masa con las manos. Usen 50 gramos de salsa en cada una, untándola con la parte de atrás de un cucharón. Mojen con un poquito de aceite de oliva y agreguen los toppings. Horneen hasta que la orilla esté doradita, unos tres minutos. Repitan hasta que se acaben la masa y la salsa y vuelvan a hacerlo hasta que decidan poner su propia pizzería. Les deseamos la mejor suerte posible.~    


Si todavía no conocen Real California Milk, hagan clic en las imágenes y visiten su página e Instagram: