Mac ’n’ cheese. En sándwich. Cancelen todo.

 

#Coautorías es la sección que dedicamos a hablar sobre los proyectos de nuestros patrocinadores. No hay de qué preocuparse: creemos en estos productos más allá de nuestra relación con los clientes.

fotos: Rachel Carrancá

IMG_3066.jpg

Éste es probablemente el más grande de los platos para niños. A más de un niño le ha abrillantado la vida un grilled cheese de mac ’n’ cheese. Se dice que en las fiestas infantiles hay un sótano secreto donde no se sirven sándwiches de fiesta sino enloquecidos, brutales, sándwiches de mac ’n’ cheese, pero sólo unos cuantos niños tienen la contraseña para acceder a ellos. Se dice también que nadie ha sido realmente, realmente feliz si no ha comido un sándwich de mac ’n’ cheese. Se dice que los niños solitarios –los que ve uno tras sus gafas, sentados sin hablar con nadie bajo la luz del mediodía en el maldito patio de la primaria– han comido sándwiches de mac ’n’ cheese y su única dicha es ese recuerdo. Mírenlos. En realidad nunca han estado solos. Se dice que sólo hay dos formas de cambiarle la vida a un niño: regalándole un perrito o dándole a probar un sándwich de mac ’n’ cheese. Se dicen cosas así.

La receta es para 8 sándwiches

INGREDIENTES
Mac ’n’ cheese
250 gramos coditos (u otra pasta pequeña, la que les guste)
40 gramos harina
¾ cucharadita mostaza en polvo
½ cucharadita polvo de ajo
½ cucharadita sal kosher
½ cucharadita pimienta negra recién molida
⅛ cucharadita pimienta cayena
85 gramos mantequilla con sal, a temperatura ambiente (es una barra de las pequeñas; busquen una con el sello Real California Milk)
360 mililitros leche entera
240 mililitros crema
450 gramos queso de California (combinadito: Monterey Jack, cheddar, fontina, todos de Real California Milk)

Sándwiches
4 cucharadas (60 gramos aprox) mantequilla con sal, a temperatura ambiente
1 cucharadita polvo de ajo
16 rebanadas pan blanco, gorditas, de preferencia de 2.5 centímetros
8 rebanadas queso cheddar Real California Milk
8 rebanadas queso Monterey Jack Real California Milk

 Empiecen haciendo el mac ’n’ cheese. Pongan a hervir agua con bastantita sal en una olla a fuego alto. Agreguen los coditos cuando suelte el hervor, y muevan con una cuchara para asegurarse de que estén separados. Cuezan unos 8 minutos, según las instrucciones del paquete. (La pasta debe quedar tierna pero no pastosa.) Cuelen los coditos. Resérvenlos.

Mientras cuecen la pasta, pongan la harina, la mostaza, el ajo en polvo, la sal, la pimienta y la cayena en un tazón pequeño. Mezclen bien con un tenedor. Reserven.

Devuelvan la olla a la estufa (ni la laven, pa qué?) a fuego bajo y agréguenle la mantequilla. Cuando ésta se derrita, agreguen la mezcla de harina, moviendo constantemente. Cuezan, sin dejar de mover, hasta que la mezcla empiece a agarrar un colorcito oscuro y perciban un olor a nueces o avellanas, como 1 minuto. Que no se les vaya a quemar.

Agreguen, batiendo, la leche y la crema a la mezcla de harina y mantequilla. Cuezan sin dejar de mover hasta que la salsa empiece a espesar, unos 2 minutos. Retiren del fuego. Agreguen el queso gradualmente, moviendo constantemente la mezcla en una dirección con una cuchara de madera. Cuando el queso se haya derretido, agreguen la pasta cocida y mezclen bien.

Tomen una charola para hornear de 20x30 y dispongan papel encerado sobre ella. (O aluminio, en su defecto.) Échenle aceite en aerosol, y agreguen la pasta con su salsa. Distribuyan bien con una espátula. Tomen otro papel encerado del mismo tamaño y engrásenlo con aceite en aerosol. Cubran la pasta con él. Refrigeren aproximadamente 1 hora. Debe quedar firme, durito.

Ahora hagan los sándwiches. Calienten una sartén grande de fierro a fuego medio bajo.

En un tazón mediano mezclen la mantequilla con el polvo de ajo. Reserven.

Saquen el mac ’n’ cheese del refri; quítenle la cubierta de papel y corten la pasta en 8 cuadrados.

Unten mantequilla (¾ cucharadita) en un lado de cada rebanada de pan. Pongan 8 rebanadas, con la mantequilla para abajo, en una tabla de trabajo. Encima, pónganle una rebanada de cheddar. Encima de la rebanada, un cuadro de pasta. Encima, una rebanada de Monterey Jack. Ahora tapen con las rebanadas de pan que les quedan, con la mantequilla para arriba.

Usen una espátula grande para pasar los sándwiches a la sartén. Los que les quepan. Tapen, doren unos 4 minutos. Volteen y cocinen hasta que el segundo lado de los sándwiches esté doradito y el mac ’n’ cheese se haya calentado, unos 4 minutos más. Ahora corran a todos los niños de la casa o enciérrenlos en una van de mamá y ustedes –tú y unos cuantos adultos más– cómanse estos sándwiches. No hay niños en la tierra que deban comer cosas así. Capaz que la semana siguiente nos arman la revolución, llenos de furia y esperanza, y cambian el mundo y qué vamos a hacer nosotros con todos los sueños que nunca realizamos.~

_DSC9875.jpg

Si todavía no conocen Real California Milk, hagan clic en las imágenes y visiten su página e Instagram: