Platón de yerbas

 

“Las yerbas frescas son una constante durante la comida en el mundo persa”, dice Naomi Duguid, autora del excelente A Taste of Persia: A Cook’s Travels through Armenia, Azerbaijan, Georgia, Iran, and Kurdistan (Artisan, 2016), de donde tomamos esta “receta”. Ténganlo a un lado cada vez que vayan a comer, sea comida persa o no; es hermoso. Pueden sustituir a placer. (Lo único que importa aquí es el placer.) “La combinación de lo fresco y lo cocido, de lo crujiente y lo suave, resulta en una forma de comer sensual, satisfactoria.” Oh sí.

healtyish_receta-cleanse D09 platón de yerbas taste of persia 01.jpg

INGREDIENTES

Una o más de las siguientes yerbas: albahaca, cilantro, menta, perejil, cebollín (cortado a la mitad si está muy largo), hojas de fenogreco, estragón, berro, eneldo, arúgula, acedera, quelites

Otros sabores y texturas (si gustan, totalmente opcional): rábanos, jitomates cherry partidos a la mitad, pepinos pelados en rebanadas, vegetales encurtidos, queso fresco

Pongan todos los ingredientes que se les antojen en un platón. Lo normal, al parecer, es servirlo a la hora de la comida o de la cena, pero ¿quién puede decirles que no lo hagan en el desayuno, al lado de un huevo revuelto y una tortilla calientita, o como una de las estaciones de un buffet o en cualquier otro momento que quieran?~