Whoopie pies!

El postre más feliz de La Tierra

 
One girl cookies

One girl cookies

 
 

En anticipación al otoño, adaptamos esta receta de One Girl Cookies (Clarkston Potter, 2012) de Dawn Casale y David Crofton, el libro de la tienda homónima en Brooklyn. Sus whoppie pies de calabaza son la suma de al menos dos subgéneros de postre: el pastel y la crema. No es una receta ardua, pero como muchos otros grandes postres, requiere trabajo verdadero; trabajo de amor.

Va.

 

La receta rinde 24 pastelillos

INGREDIENTES: RELLENO DE MAPLE Y ESPECIAS

115 gramos queso crema (a temperatura ambiente)

5 cucharadas mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)

1 cucharada de jarabe de maple

1/8 cucharadita canela molida

Pizca de clavo molido

1/8 cucharadita sal de mesa

3 tazas azúcar glace (y algo más por si es necesario)

 

Primero lean esta receta completa, agárrenle la onda. Una vez digerida, podemos comenzar. Adelante, aquí los esperamos. ¿Ya?

Mezclen el queso crema con la mantequilla a velocidad media en una batidora eléctrica (batidor plano) durante 3 minutos. Debe quedar ligera, aireada. Reúnan toda la mezcla al fondo del tazón, agreguen el jarabe de maple, la canela, el clavo, la sal. Batan a velocidad baja 30 segundos. Sin dejar de batir, agreguen el azúcar lentamente; batan 1 minuto más. Asegúrense de que todo esté bien mezclado. El relleno debe mantener su forma, no desinflarse. Si está demasiado suave, agreguen más azúcar, una cucharada a la vez, hasta que la consistencia sea la correcta.

El relleno puede hacerse hasta 5 días antes de hacer los whoopie pies. Refrigérenlo en un recipiente sellado, poniéndole un plástico directamente sobre la superficie de la mezcla.

Ahora precalienten el horno a 180 grados. Coloquen papel encerado en una charola para horno. En un tazón mediano mezclen la harina, el jengibre, la canela, el polvo para hornear, el bicarbonato de sodio y la sal. Apártenlo.

Pónganle a la batidora eléctrica el batidor plano; en el tazón coloquen el puré, el azúcar, el aceite, los huevos y la melaza y batan a velocidad media 3 minutos, hasta que se haya combinado todo. Devuelvan lo que se haya quedado en las paredes del tazón hacia la mezcla, y activen la batidora a velocidad baja. Agreguen lentamente la mezcla de harina a estos elementos; a los 30 segundos apaguen la batidora. Retiren el tazón, límpienle las paredes y comprueben que todos los ingredientes estén combinados por completo.

Coloquen la mezcla en una bolsa de repostería con punta redonda grande (el hoyo debe ser como del tamaño de la punta de un dedo, digamos, el anular). Si no les cabe en la bolsa toda la mezcla, mantengan lo que resta en el refrigerador entre tanda y tanda. En la charola que prepararon con el papel, hagan círculos de unos 5 centímetros con la masa, dejando unos 3 centímetros entre cada futuro pastelillo. Mantengan la bolsa en posición vertical para que se formen círculos muy parejos. (Es probable que se forme un piquito cada vez que separen la bolsa del círculo; para aplanarlos, háganlo con un dedo mojado. #Protip.)

Horneen 10 minutos. Roten la charola y horneen otros 8-10 minutos. Puede ser menos, lo importante es que los pastelillos tengan un color naranja profundo y estén acolchonados. Transfiéranlos a un rack y déjenlos enfriar completamente.

Llenen una bolsa de repostería con el relleno de maple y especias.

Volteen la mitad de los pastelillos/galletas hacia arriba y coloquen una buena gota de relleno en las galletas que están viendo hacia arriba. Ahora coloquen las que están viendo hacia abajo encima de la gota de relleno y presionen ligerísimamente para hacer un sándwich. Resistan la tentación de comerse los 24 whoopie pies de un jalón. Compártanlos: los postres son un gran lazo en común entre nosotros.