Una tarde con los Collins

Altos, guapos y seductores (de una forma no-acosadora)

  Imagen por Alsis

Imagen por Alsis

 

Tom es el primo mayor de la familia. Hay algo, pero muy poco, de dulzura en él. En un vaso jaibolero hay que disolver una cucharadita de azúcar en medio jigger de jugo de limón (un jigger, recuerden, equivale a 1 ½ oz.), llenarlo con hielo, agregarle un jigger de gin (o vodka para los bondianos o tequila) y agua mineral. #Protip: enfriar el vaso primero rellenándolo con hielo en trocitos, dejarlo reposar, vaciar, secar; ahora sí mezclar. John es el primo de en medio. Una dulzura se deja ver detrás de su ácido humor. Se hace igual que un Tom pero con Bourbon. O con ron o brandy o whiskys de Escocia o Irlanda (¿o Canadá? ¡¿o Japón?!). Mézclenlo con todos, pero no al mismo tiempo. El más joven de la familia –aunque ya le va pegando a los 70 años– se llama Comfort Collins. Él sí es pura dulzura jovial. Hay que mezclar 1 jigger de Southern Comfort con el jugo de ¼ de limón en un vaso jaibolero, agregar hielo y rellenar con 7-Up. Así es como lo servían en el hotel Fontainbleu de Miami cuando todos los primos éramos jóvenes y así es como lo seguimos sirviendo ahora que, ya entrados en años, nos vemos como a través de un filtro de anuncio vintage.

Everyone needs a little Comfort.

 
 
collins-vintage-drink-coctel