Albóndigas con lentejas

por Renata Lira; fotos: Renata Lira

 
 
albondigas-lentejas-receta-facil
 
 

Esta receta no ha aparecido en ninguno de nuestros números aún, pero hay muchos otros buenos platos y razones para que se suscriban a Hoja Santa aquí.

Las lentejas y las albóndigas, cada una por lado, son comidas consentidoras. La idea de juntarlas en un solo plato como este —extraído del libro Mallman on fire— me parece genial (cómprenlo aquí, está bueno). La receta tiene como introducción un pequeño relato de la infancia de Francis Mallman en Bariloche, cuando esta sopa era el máximo apapacho durante los días de nieve en los Andes.

Para que las albóndigas estén doraditas por fuera y jugosas por dentro, Mallman recomienda un 30% de grasa y 70% de carne magra.

 
 
albondiga-lentejas-receta-facil
 
 

INGREDIENTES:

1 cucharada de aceite de oliva (aprox)

Lentejas

80 g de panceta (o tocino en trozo) picada

2 cebollas medianas picadas

3 dientes de ajo machacados

1 hongo portobello grande, picado o rebanado

1 taza de vino tinto

500 g de jitomate guaje picado

250 g de lentejas

8 ramitas de tomillo fresco

3 tazas de caldo de verduras (puede ser también de pollo)

Sal gruesa y pimienta recién molida

ALBÓNDIGAS

500 g de carne molida de cerdo

500 g de carne molida de res

1 cucharada de vinagre de vino tinto

1½ cucharadas de mostaza dijon

2 dientes de ajo picados

¼ de taza de hojas de albahaca frescas picadas

¼ de taza de cebollín fresco picado

3 cucharadas de perejil fresco picado

¾ de cucharadita de chile seco molido

1 huevo batido

1 cucharada de aceite de oliva

PARA SERVIR

Pan asado

Jitomates picados

Cebolla morada picada

 

Primero, asegúrense de que este sea un día frío o cuando menos nublado, literal o metafóricamente.

Para hacer las lentejas, calienten el aceite de oliva en una olla sartén profundo a fuego medio. Agreguen el tocino, la cebolla, el ajo y fríanlos hasta que el tocino suelte la grasa y la cebolla se ablande. Agreguen los portobellos, el vino tinto, el jitomate, las lentejas, el tomillo y déjenlos cocinar hasta que suelten un hervor. Déjenlo cocer así unos minutos más para que el vino se reduzca y los vegetales absorban el sabor. Agreguen el caldo y dejen hervir. Luego bajen la flama y dejen cocinar durante 40 minutos o hasta que las lentejas estén tiernas. La mezcla debe ser caldosa, si falta agua agreguen un poco más. Sazonen con sal y pimienta al gusto.

Mientras tanto, hagan las albóndigas: combinen la carne, vinagre, mostaza, ajo, albahaca, cebollín, perejil y chile seco picado en un recipiente y mezclen bien con las manos o un cucharón de madera. Agreguen el huevo. Formen 12 albóndigas.

Cubran con un poco de aceite de oliva en una sartén de hierro (o una normal si no tienen) y déjenla calentar a fuego medio hasta que empiece a burbujear. Agreguen las albóndigas en grupos, si es necesario, dándoles suficiente espacio para que se doren bien, durante aproximadamente tres minutos de cada lado. Pasen las albóndigas a un plato cuando estén listas y déjenlas a un lado.

Cuando las lentejas estén listas, agréguenlas a la sartén y déjenlas hervir a fuego lento, moviendo bien el fondo para que se mezclen los restos caramelizados. Cubran las albóndigas con las lentejas y dejen cocinar así durante 15 minutos más o hasta que la carne esté bien cocida. Si se secan, les pueden agregar más agua.

Hay alguien en el mundo cuyo corazón acaba de ser roto (rompido, escribiría fray Luis) o cuya alma está muerta de frío en este instante. Sírvanle estas lentejas con el pan asado, jitomate y cebolla.


Tenemos cierta inclinación hacia las lentejas, es cierto. He aquí otra receta.