Antojitos Esther

 
fotos por @Sebasoza y @Donchambitas

fotos por @Sebasoza y @Donchambitas


Mejor gordita flaquita


Antojitos Esther es, en más de un sentido, el restaurante perfecto. Su economía es mirruñita, circular, sin fisuras. Tiene exactamente el tamaño que necesita: pequeñito y flaco, como un niño de la calle. Mejor aún: sus clientes lo agrandan o achican a placer: afuera, en la barda del desnivel de Santísima, improvisan un segundo restaurante Esther sentados en banquitos o en nada. Sólo trabajan mujeres en él, lo cual debería ser una regla en cualquier empresa que quiera respetarse. (Por cierto, mujeres de increíble calma y memoria, considerando la marabunta de órdenes y la ausencia de un sistema electrónico de punto de venta. Esther no ha claudicado ante el progreso o el progreso no ha logrado vencer a Esther.) La comida es como de otro tiempo. En Esther todos los antojos son primos del taco. La gordita es controversial: delgadísima, tan delgada que no puede cortarse horizontalmente; no viene copeteada con cebolla y cilantro sino con bistec al comal y quesillo. La salsa de guajillo le provee notas de tizne y de un redondeado picor. La quesadilla de chicharrón es todavía más inesperada, más profunda: notas de ahumados, tostados, algo como de fruta pasa (pero no dulce); una textura untuosa pero picosa pero chispeante pero resistente. Querida Esther: vales mil, nunca cambies.


Santísima 22, barrio de Loreto

 

💰 Precios. Una quesadilla de chicharrón y una gordita de bistec con quesillo les saldrán en 60 pesos máximo, ya con todo.~


Quesadilla de chicharrón

Quesadilla de chicharrón