Rosetta

 
cdmx_10 favoritos-rosetta 01.jpg

Mejor postre parte II, mejor tamal de cuello blanco


Rosetta es un restaurante que se revisa constantemente y que exige una constante revisión. Los postres de Rosetta son, tal vez, el área del restaurante más tendiente a la experimentación. Son más atrevidos, más difíciles. Siempre están cambiando, porque esta es una cocina de búsqueda; una cocina inestable. El mejor (¿y más estable? ha estado en la carta al menos tres años) es la ensalada de yerbas –acedera, yerbabuena, tal vez estragón– con aceite de oliva y helado de romero. Un postre litoral, como un brazo de mar salado que entra hacia la tierra y se convierte en agua dulce o un río en esa zona limítrofe en que está convirtiéndose en mar: postre linde. Es un postre que no les traerá ni una pizca de nostalgia.

Ensalada de yerbas, helado de romero

Ensalada de yerbas, helado de romero

Por supuesto la carta de Rosetta no está hecha únicamente de postres. Prueben los tamales delicadísimos –también, siempre en rotación; no importa: el que esté en la carta será bueno–, la berenjena tatemada con jitomatitos de colores, el pollo rostizado en cualquiera de sus formas, el romescu –a punto de ser adobo: pimiento morrón, chile ancho, cascabel, chipotle– donde lo vean, el risotto con lengua de res si tienen la suerte de que esté en la carta. La cocina de Rosetta es intelectual; no apela al sentimiento sino al proceso cognitivo del bocado; apela a la mente abierta, a la reflexión, a la vuelta de tuerca que sucede en el cerebro cuando reconoce estos movimientos o rotaciones.


Colima 166, Roma; T 5533 7804 (¡reserven!)

 

💰💰💰💰 Precios. Entre los restaurantes para ricos en la ciudad, Rosetta está en el lado “accesible” del espectro. Calculen 1,200 pesos por persona, ya con un vinito y la propina.~

cdmx_10 favoritos-rosetta 03.jpg