Kura Izakaya

 
kural.jpg

Mejor puchero japonés


La carta de Kura –restaurante siempre hasta la madre, ruidoso, febril, encantador– es enorme y un poco innavegable; debe tener doscientos artículos. Hay ensaladas, sushi, yakitori, entradas de la tierra, el mar y los aires, brochetas de empanizados, tazones de arroz, battera (suerte de pasteles de arroz y pescado), ramen (favorito: el tsukemen, en el cual se sirven los fideos y el
caldo por separado) y, memorablemente, oden, que es un puchero japonés, un platón de caldo, tapado, con diferentes acompañamientos. En el que pedimos la última vez había, por ejemplo, una col rellena de salchicha, unas “patas” de calamar, una gelatina de papa, unos increíbles fideos de konjak (googleen Amorphophallus konjac); el caldo era ahumado, algoso, marino, salado (salvo que el mar sabe a sal), no llenador sino aliviador, antiirritante, incluso balsámico, como una pomada que te cae en la panza y dice: Descansa, estás en buenas manos.


Colima 378, Roma

 

💰💰 Precios: Son uno de los grandes atractivos de Kura. El oden grande, del que pueden alimentarse cuatro personas, anda por los 350 pesos. Empújenlo con sake.~


Estas fotos son parte de nuestra alianza con CoolhunterMx; las tomó Paola Félix. Sigan las redes de Coolhunter aquí y aquí.